lunes, 9 de abril de 2018

Reseña literaria “El final del camino” Tricia Ross.







Bienvenidos mis queridos apasionad@s, hoy llegamos al final de esta hermosa semana con la lectura conjunta en el club de apasionadas literarias y esta vez le ha tocado el turno a “El final del camino” de Tricia Ross. El club ha estado en contienda por las diferentes opiniones de esta aleccionadora historia, pues no cabe duda de que tiene mucho mensaje, felicito a la autora por ello. Después de la obligada introducción, les dejo mi humilde opinión de esta realista e inspiradora historia.




RESEÑA LITERARIA

Título de la Obra: El final del camino.
Nombre del Autor (a): Tricia Ross
Género Literario: Chick Lit
Disponible: Amazon Kindle Unlimited

Sinopsis:
Descubre un romance actual, la historia de tres hermanas en busca de su destino. Amor, pasión, obstáculos y la lucha por alcanzar la felicidad.
Violeta es una joven triunfadora en lo profesional, no tanto en lo personal, pero se ha hecho fuerte, creando un código por el que se rigen sus relaciones con hombres y gracias al cual no volverá a salir herida. O eso cree ella.
Vera, su hermana pequeña, al contrario que Violeta, es una persona enamoradiza y sensible que suspira por el hombre perfecto al que espera fielmente desde hace tiempo. Esto despierta las burlas de sus compañeras de trabajo, y cuando una de ellas anuncia su boda, Vera se ve en una encrucijada. Por suerte, en ese momento aparece en su vida alguien nuevo.
Por su parte, Victoria, la mayor de las tres hermanas, cree tener su futuro planificado. Con trabajo, marido y casa, lo único que le falta para ser feliz es un hijo, pero todo se complica cuando descubre que su marido no siente lo mismo que ella.


Mi opinión.

Nos encontramos con una novela del genero Chik lit narrada en primera persona contándonos la historia de tres hermanas tan diferentes entre sí, pero tan unidas en todo momento. Se han de preguntar ¿pero si es la novela de tres mujeres cómo puede ser primera persona? pues muy fácil, nuestra querida Tricia Ross ha separado por capítulos cada historia de nuestras protagonistas, haciendo más digerible la trama. En serio fue como leer tres libros en uno con una narrativa fluida, ligera y rápida de leer.Desde la sinopsis, la autora nos muestra una trama muy apegada a la realidad, pues nuestras chicas se enfrentan a situaciones que a cualquiera le pueden pasar.
A lo largo de la historia: Vera, Victoria y Violeta (las 3 V como les apodé para no confundirme jajaja), nos llevan de la mano en sus problemáticas del corazón. En lo personal, extrañé cierta dosis de drama que le pusiera la sal y la pimienta a la historia, algo que dejara huella o me hiciera temer por ellas. Pero, como dije desde el principio, nos encontramos con una obra muy realista, lo cual es bueno pues causa empatía al sentirte identificado con las protagonistas. Es una historia diferente a lo que siempre nos encontramos pues estamos plagados de novelas comerciales que te venden la misma trama con diferentes nombres.
Empecemos a desmenuzar a los personajes, ya que fue lo que más me gustó de esta novela. 

Agradezco que no fueran unas Meri Sue.

 Tricia se encargó de resaltar durante toda la trama la diferencia de sus personalidades y yo las percibí de la siguiente manera: la libertina, la divorciada y la soñadora retraída. A pesar de que se remarcan esas características con ciertas acciones constantemente, siento que les faltó personalidad en sus diálogos, pues cuando entablaban conversación entre ellas había ocasiones en que no sabía cuál de las 3 V hablaba (imaginen mi cabeza explotando al releer para identificarlas jajaja), pienso que por ello me sigo confundiendo en sus nombres, pero bueno es una impresión personal. Donde sí se diferenciaban era en sus ideales y pensamientos, pero no en la voz que la autora les dio.

Ojo, no digo que están mal construidos, pero sí les falta ese pequeñito detalle para ser perfectos. Aun así tengo a las 3 V en mi top de personajes favoritos.

En cuanto a su actuar, me gustó que fueran muy humanas. En ellas se reflejaba cómo el ser humano tiende a errar en sus decisiones y más tras una pérdida. Fueron personajes muy reales: con virtudes y defectos. Por naturaleza cuando perdemos algo o a alguien, tendemos a sustituirlo con lo que sea (un vicio, un pasatiempo, una persona) todo para no sentirnos abandonados y llenar ese vacío.
No apoyo el estilo de vida de Valeria (perdón si me equivoco de nombre). No critico lo que la sociedad piense de esas mujeres u hombres que saltan de cama en cama (así que no me tachen de puritana, mojigata, machista o retrograda jajaja); lo que en realidad juzgo son las consecuencias de esa vida vacía, que por más matices que le pongan, para ellos, siempre se tornará gris. 
En la novela quería patear a la prota cada que recurría a ello.Su actuar reflejaba que aunque ella decía haberlo superado no lo había hecho porque con su libertinaje buscaba una especie de venganza y lo comprobé cuando cometió la mayor estupidez que uno puede hacer (no les digo cual, van a tener que leer la novela si quieren saber jejeje). Me ha encantado que Tricia Ross retrató muy bien lo vacía que estaba la de Valeria o como se llame. En esa parte de la historia el camino era volver al redil para que su vida mejorara al darse cuenta de que no actuaba bien.
En la de Victoria, tengo que decir que no apoyo la infidelidad sea de hombre o mujer y me
dolió lo que le pasó, aunque confieso que me dolió más como actuó. Siento que no se permitió sufrir para liberarse de esa pena y su subconsciente buscó una manera de llenar ese vacío. En ella, la autora quiso retratar los errores que se pueden cometer tras una decepción amorosa al grado de que la protagonista perdió el camino hasta que se dio cuenta que estaba en un error. Muy buen mensaje por cierto.
Y en Vera, confieso que antes de saber su edad pensé que tendría escasamente 20 años, pues su actuar era muy juvenil y soñador casi como el de una adolescente. Su historia me recordó a una película que vi hace mucho: amores, enredos y una boda. En esta parte de la historia, Tricia Ross dejó el mensaje de que no debemos cerrarnos por buscar al hombre perfecto pues este no existe y si te aferras a ello tu camino será solitario y lleno de sueños amorosos que jamás verás cumplidos.
El mensaje que recibí de toda la lectura me gustó, eso sí lo dejó muy claro la autora. 

Pues en el camino de la vida nada es perfecto y dependerá de cómo nos enfrentemos a ello para llegar a donde está la luz, podemos errar y desviarnos pero, si realmente te amas y valoras, puedes encontrar el sendero de regreso.

Gracias a la autora por esta historia con gran enseñanza.




5 comentarios:

  1. Así mismo la percibí yo, es realmente el mensaje que se que Tricia nos quiso dar�� excelente reseña, excelente libro !

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reseña has sabido plasmar muy bien lo que nos ha hecho sentir la historia la cual devore por que me engancho desde el principio. un besito Apasionadas

    ResponderEliminar
  3. Gracias a la Autora por tan bella historia y que bonita reseña!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, formo parte de la iniciativa y ya te sigo desde mi blog: www.sonitrixreads.blogspot.com.es
    Lo dejo por aquí por si alguien más quiere pasarse y que nos sigamos :)
    Un abrazo, nos leemos!

    ResponderEliminar

Social Profiles

Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Email Pinterest

Popular Posts

Con tecnología de Blogger.

Reseña literaria: Lady Valentina

Reseña literaria: Lady Valentina Durante la primera quincena de este mes, hemos sido honradas no solo por una sola de las obras de...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguidores

Copyright © Apasionadas literarias | Powered by Blogger
Design by Lizard Themes | Blogger Theme by Lasantha - PremiumBloggerTemplates.com