miércoles, 10 de enero de 2018

Reseña de El profesor de Alemán

Descubrí esta magnífica historia gracias al Club de apasionas literarias, del cual soy miembro, es la primera lectura conjunta del club, Liz nos cedió su obra para que la conociéramos y he de decir que la portada, para mi gusto, no le hace justicia a la narración de dentro. Pero como para poder valorar hay que llegar al final, me sumergí en la lectura y descubrí una historia muy real, con la que muchas mujeres se podrían sentir identificadas, donde la rutina, el egoísmo y el hacer feliz a los demás es lo primordial, olvidándonos  de nosotras mismas y llegar a un punto de stand by donde la resignación es tu día a día.

        Lorena, es una mujer de 35 años, es madre, esposa, ama de casa y nada más, ya que cuando quedó embarazada de Jorge, junto a Carlos, su marido, decidieron que se dicaría exclusivamente a su familia, pero ahora que ya han paso 11 años, la edad que tiene su hijo, y empieza a darse cuenta que vale para hacer en la vida algo más, bueno, ella sola no es que se dé cuenta, el empujón se lo da Leo, el profesor de alemán y tutor sustituto de Jorge.
         Todo comienza en una tutoría con el profesor, para hablar de que Jorge está teniendo problemas con algunos chicos, este le propone ayudar a su hijo fuera del horario escolar y Lorena acepta, la charla con el profesor le abren un poco los ojos y le cuenta a Carlos lo sucedido en la reunión, este no le hace ninguna gracia y menos aun cuando le cuenta la idea de que quiere buscar trabajo, vamos a matizar que la convivencia con Carlos se ha convertido más en ser compañeros de piso que en ser compañeros de viaje, él se ha acomodado con la vida que lleva, es un tanto machista, egoísta que solo piensa en su ascenso y no ve más allá de sus narices, lo que le sucede a los demás para él no es importante, yo he llegado a odiarlo, pero aun así acepta pensando en que no va a conseguir nada.
        Una llamada de una revista ofreciéndole trabajo de fotógrafa, su gran afición, da un giro a su vida y Alemania será su destino por unos días, donde le devolverá la alegría y las ganas de vivir, se encontrara con la chica que algún día fue y se sentirá valorada, querida, enamorada como la mujer que es, pero como siempre nos persigue la realidad y el cuento de hadas se esfuma y sopesar que es lo que uno quiere es duro, porque sufres tanto por perder como con querer tener y te das cuenta que quizá no es preferible estar en el lugar de siempre.
       Así con una decisión que para nada acepto, pero que comprendo perfectamente, termina la primera parte de la bilogía “El profesor de alemán”  una historia de superación, de valorar más lo que tenemos, de ser felices y sobretodo de dejarse llevar.

          Gracias Liz por dejarme leer tu historia, la de Lorena, la de Leo e incluso la historia de la vecina de al lado, tu amiga, tu prima o la de cualquier mujer que se deja llevar por la rutina llegando a ser un florero más en casa, una historia así es necesario en toda aquella mujer que no está lo suficiente valorada, para recordarle que es una grandísima mujer.     


                                                                                                                      
                                                                                                                         Veronica Yaiker




0 comentarios:

Publicar un comentario

Social Profiles

Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Email Pinterest

Popular Posts

Con tecnología de Blogger.

Reseña literaria “A diez millas de tu corazón”.

Bienvenidos a este romántico cierre de lectura. En esta ocasión nos tocó disfrutar de “A diez millas de tu corazón” de la talentos...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguidores

Copyright © Apasionadas literarias | Powered by Blogger
Design by Lizard Themes | Blogger Theme by Lasantha - PremiumBloggerTemplates.com